auto

abril 16, 2016 7:36 am

La policía de Misiones habría hallado el auto del abogado Jorge Chueco en un supermercado en Posadas, a unos 300 kilómetros de Puerto Iguazú, donde fue visto por última vez el jueves en el hotel Saint George. Según el portal Misiones Online, el vehículo, un Peugeot 408, estaba en el estacionamiento del hipermercado Libertad en la capital provincial. Además, de acuerdo al sitio Primera Edición, dentro del auto estaba el celular de Chueco, junto a ropa y otras pertenencias.

El rodado habría sido hallado en poder de un contador cercano a Chueco de nombre Salvador Miceli, y las fuerzas de seguridad lo trasladaron a Puerto Iguazú donde fue sometido a distintos análisis. Otras versiones señalan que fue Miceli quien manejó el auto hasta Iguazú.

Por otro lado, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich puso a las fuerzas federales apostadas en Misiones a disposición del juez Osvaldo Lunge, quien está a cargo de la desaparición del abogado. El magistrado explicó que la funcionaria ordenó “que se trabaje en colaboración y coordinación” entre fuerzas locales y nacionales, “realizando cada cual su tarea en su respectivo ámbito de jurisdicción”, por lo que efectivos de policía Federal, Gendarmería, Prefectura y Migraciones se sumaron a la búsqueda.

Lunge además detalló que el operativo se realiza “por tierra, en las costas y en el río” del Parque Nacional Iguazú, y advirtió que los pesquisas analizan también la posibilidad de que Chueco se haya suicidado. “Si bienno se descarta ninguna hipótesis, la aparición de una carta que según su esposa tendría la letra de él, le da fuerza a la teoría del suicidio”, detalló el juez.

El caso hasta ahora

En su declaración ante el juez federal Sebastián Casanello Leonardo Fariña identificó a Chueco como un hombre con “un rol importante en lo legal” dentro de la estructura del empresario Lázaro Báez.

De acuerdo con la imputación del fiscal federal Guillermo Marijuán, Chueco estaba señalado como socio en la empresa “Sernorte Holding SA”, a la que se habrían transferido acciones de la financiera SGI (“La Rosadita”) y tenía relación con el contador de Báez, Daniel Perez Gadin, quien también se encuentra detenido.

Por otra parte, la esposa de Chueco, Patricia, aseguró que su marido recibía amenazas, desacreditó un eventual suicidio y dijo que teme por la vida del abogado. “No creo que quiera suicidarse o atentar contra su vida, sólo se habrá alejado para proteger a la familia; él no haría un acto de esa naturaleza: tiene seis hijos”, dijo la mujer a radio República de Posadas.

Chueco, de 64 años, arribó a Puerto Iguazú el domingo último y se encuentra desaparecido desde ese día, tras abandonar el hotel en el que se alojaba, en cuya habitación se encontró una carta dirigida a su familia y un fajo de dólares en la caja de seguridad.

Dejá tu opinión

comentarios