Emir-Cuatrini

julio 31, 2016 9:31 am

El joven Emir Cuattoni tenía tan solo 15 años cuando fue asesinado en el Parque Benegas, en Godoy Cruz, donde estaba junto a unos amigos. En ese momento apareció un hombre en una camioneta, quien sin mediar palabras le hizo un disparó de bala. Emir estuvo 42 días internado hasta que finalmente murió. A dos meses de la tragedia, los padres hicieron una carta pidiendo justicia, pero sobre todo pidiéndole a la sociedad que aporte datos que sean necesarios para sentirse un poco más tranquilos.

“Nosotros estamos acá porque la fiscal Claudia Ríos y todo su equipo está trabajando a destajo para llegar a esclarecer esta causa. Lo único que nos pide es que la sociedad nos ayude, tenemos un asesino que está suelto, que convive con nosotros y puede hacer esta locura de nuevo. Necesitamos atraparlo, no tengan miedo. Necesitamos que más allá de la recompensan aporten más datos, pruebas para poderlo capturar”, dice acongojado Marcelo, el padre el chico.

“Por lo que dijo mi hijo era una persona entre 40 y 50 años, no me dio la edad. Era una persona morocha, robusta, muy bien vestida, el pelo oscuro con algo de canas. Venía en una Hilux blanca, de eso estaba muy seguro”, explica al hombre, y agrega: “Yo no perdí la esperanza hasta el último día de él saliera pero era muy grave lo que tenía porque la bala que le sacaron era de calibre 9 milímetros, la cual pegó en el omóplato y subió, ingresó en la vértebra de la cervical número 6. Eso produjo un shock medular hasta llegar a lo que maneja el sistema dinámico del cuerpo y que el miércoles tuviera un paro respiratorio y a partir de ahí él vivía por las máquinas y los médicos que lo asistían permanente”.

Además, Cuattoni confirmó que se maneja la hipótesis de que quizás la bala no estaba destinada a Emir. “Él iba a la escuela Delmasso, estos dos chicos que estaban cerca de él eran ex compañeros de ese colegio. Él concurre al espacio verde a juntarse con amigas y con un compañero de secundaria que se llama Franco, el cual llegó más tarde porque venía de un partido de fútbol. Estas chicas pidieron a Emir que las acompañara a tomarse el micro porque se hacía de noche y él venía de vuelta. Uno de esos chicos se habían arrimado pero no son amigos personales, son conocidos”, expresa.

Dejá tu opinión

comentarios