san-lorenzo

noviembre 2, 2016 8:59 pm

Una multitud invadió el Pedro Bidegain para observar la primera semifinal de la Copa Sudamericana protagonizada por San Lorenzo y Chapecoense. Como en la previa el Ciclónaparecía como principal candidato a quedarse con el boleto al encuentro decisivo, los comandados por Diego Aguirre se presentaron en el Nuevo Gasómetro con la misión de apoderarse del duelo y sacar una cómoda ventaja para la revancha en Brasil.

 Sin embargo, los porteños se sorprendieron con el planteo del equipo de Caio Júnior, y a través de la vía aérea observaron cómo Sebastián Torrico debía intervenir constantemente para desactivar la constante amenaza que provocaba el metro noventa y siete de Neto.

Sobre la media hora del espectáculo, el Cuervo se encontró con un gol tan oportuno como necesario. El centro de Martín Cauteruccio y la aparición de Marcos Angeleri descolocaron a Danilo y el Blaugrana festejó el 1 a 0. Si bien el ex defensor de Estudiantes se adjudicó la conquista, su intervención no fue suficiente para desviar la pelota y el tanto fue para el uruguayo.

En el complemento el dueño de casa no supo aprovechar el marcador a su favor y un descuido defensivo le dio un intenso dolor de cabeza. Tras una triangulación perfecta, Dener se asoció con Ananías y el oriundo de Sao Luis capitalizó la floja resistencia de Mas, Angeleri y Torrico. A pesar del dominio azulgrana, el empate era justo.

El golpe hizo reaccionar a San Lorenzo y dos cabezazos consecutivos hicieron lucir al ex arquero de Londrina. Si bien el de Sebastián Blanco fue imperfecto, la poca distancia complicó a Danilo. En cambio, el de Nicolás Blandi obligó al experimentado referente a despejar con un recurso que habitualmente se aplica en el handball. De a poco, el Ciclónvolvía a arrinconar a su rival.

El deseo del triunfo hizo que Aguirre reemplace a Matías Caruzzo por Ezequiel Cerutti, pero la salida del central debilitó a la última línea local. Así, Ananías volvió a quedar mano a mano frente al ex Godoy Cruz, pero en esa ocasión el de Lujan de Cuyo respondió son solidez.

El ingreso de Gonzalo Bergessio no modificó la fórmula en San Lorenzo y si el Chapecoense hubiera estado fino en la definición, podría haber ganado en territorio ajeno mediante algún contragolpe. Además, la escasa efectividad de Nicolás Blandi también atentó contra los deseos porteños. El ex Bocatuvo tres claras chances para llegar a la red, pero el delantero no estuvo en su mejor noche. Como en la era del PatónBauza, el Cuervo deberá conseguir la hazaña en el país del pentacampeón del mundo.

Dejá tu opinión

comentarios