Tejeros

junio 2, 2016 9:41 am

Los Tejeros de la Plaza es un grupo de hombres y mujeres que desde hace más de diez años conforman un equipo, y como su nombre lo indica, su lugar de juego, reunión y encuentro es la plaza Juan de Dios Videla, de Villa Hipódromo. Allí, tres veces por semana se reúnen para mejorar puntería, hacer bromas y, sobre todo, disfrutar de un espacio público con un juego integrador: el tejo.

Algo de historia…

El tejo es un juego que muchos relacionan con las vacaciones y la playa, y no es para menos, ya que si investigamos sobre su origen, indefectiblemente, al menos en la Argentina, nos tenemos que trasladar hacia finales de los ‘70 a las playas de Mar del Plata y a las dos primeras canchas que años después convertirían a La Feliz en la capital nacional del tejo. Desde entonces, los campeonatos barriales empezaron a popularizarlo hasta que su incorporación en los tradicionales Juegos Evita que se disputan en todo el país lo oficializó como disciplina deportiva.

Ser tejero

Al llegar, observamos las canchas listas y en algunas de ellas ya se estaba jugando. Un poco más allá, la mesa con mantel y equipo de mate invitaba a completar el buen momento. Nos invitaron a jugar sin reparar que lo que íbamos a buscar era su palabra, pero también algunas claves para ganar en el juego. Planteamos el desafío y minutos después estábamos sentados a la mesa mientras los mates y las historias se abrían paso en la otoñal tarde.

El grupo de la plaza Videla está integrado por 25 personas, aproximadamente, aunque sólo pudimos conversar con Juan, Víctor, Juana, Daniel, Héctor, Roberto, Julia, Luis, Oscar, María, Juan y Carlos. Todos en mayor o menos medida fueron explicando lo que significa para ellos ser tejeros de alma.

Los tejeros, que en su mayoría superan los 55 años, contaron que tienen este espacio gracias a la Municipalidad de Godoy Cruz, que al remodelar la plaza incluyó una cancha a la que ellos sumaron otra, a fin de poder jugar todos. “Hace más de diez años que estamos jugando acá, en la plaza, y cuando la remodelaron nos hicieron las canchas. Uno de los concejales presentó un proyecto para que nos hicieran una cancha y después nosotros nos estiramos un poco más”, explicó Juan, y continuó: “Acá hay vecinos del barrio, hay gente de Maipú, de Guaymallén y vienen del Centro también”.

“Es un grupo muy lindo muy agradable y eso es lo que atrae a la gente. Yo, por ejemplo, soy de Mar del Plata y me vengo a jugar al tejo acá”, bromeó con claro acento bonaerense Roberto, y sumó información clave: “Es un grupo de gente macanuda. Hay mate, charla y a veces también hacemos asados, porque uno de los jugadores tiene una casa en Lavalle y nos organizamos, nos vamos para allá”.

Es el momento en el que aparece la familia de cada uno de ellos, porque, dicen, “cada vez que nos juntamos a comer o jugamos un campeonato, nuestras esposas o esposos también vienen con nosotros”.

Cuestión de práctica

“Acá, todos, cuando llegamos éramos muy malos jugando, pero de este grupo hemos salido varias veces campeones mendocinos, hemos participado en los Juegos Evita en Mar del Plata, dos veces, y también hemos ido a jugar torneos en Guaymallén, Las Heras y San Rafael. Ahí estuvimos en el Torneo Vendimia”, explica Juan.

Mientras, Mari –que actualmente vive en Maipú– cuenta que ella aprendió a jugar con los tejos de goma, y que a la hora de mudarse de casa la elige en función de tener canchas de tejo cerca.

La tarde avanzaba, iban y venían los mates, se multiplicaban y se superponían las voces y las historias. Todos tenían algo para agregar. Mari aprovechaba la cercanía para contarnos que es una de las más jóvenes del grupo y mostraba fotos de torneos y de sus trofeos. “Estos trofeos son míos”, dijo orgullosa, señalando algunas de las imágenes. Mientras, otro de los jugadores explicaba la modalidad para jugar los torneos: “Para participar primero hay eliminatorias por departamentos y el campeón mendocino va a competir a los Juegos Evita. Siempre han sido en Mar del Plata, pero este año se hacen en Córdoba”, explicó quien también contó la experiencia de participar en torneos y amistosos en otras provincias y otros departamentos de Mendoza.

tejo

La actividad, que cuenta con el apoyo del Área de Gestión Territorial de Cultura departamental, apoya e incentiva la participación en distintos torneos, incluso en encuentros amistosos como el que se llevó a cabo hace un par de semanas atrás, donde los tejeros mendocinos recibieron a sus pares puntanos. En esa oportunidad no sólo hubo juego sino también un almuerzo integrador que facilitó estrechar nuevos vínculos.

Godoy Cruz tiene varios espacios donde se puede practicar tejo, entre esos grupos se define el que representa a Godoy Cruz, instancia que más allá de la cordialidad, suele generar algunas rivalidades, sanas, pero rivalidades al fin.

Jóvenes, se buscan

“Se juega por parejas –femenina, masculina o mixta– y desde hace un tiempo también de tres personas. Igual, a competir siempre vamos todos lo que podemos”, contó Juan, y agregó un dato no menor: “Nos gustaría que se sumen más jóvenes a jugar con nosotros, como en San Rafael, que hay pibes de 13 ó 14 años que ‘nos pasan el trapo’ a cualquiera. Incluso hemos visto familias completas que juegan y que están a otro nivel”.

Anecdotario

Cuando preguntamos por algunas anécdotas, surgieron muchas. Entre risas aseguraron que no todas las pueden contar, pero coincidieron en que están ahí porque la amistad y las ganas de jugar son más fuertes.

De hecho, hace unos días iban a pasarlos a buscar para ir a jugar un campeonato en Guaymallén, pero les avisaron que se suspendía porque las canchas estaban embarradas. Como ya habían llegado a la plaza se pusieron a jugar desde las 8 hasta las 10 de la mañana, cuando empezó a llover de nuevo en esta Mendoza atípica. Pero no quedó ahí: cambiaron el tejo por el truco bajo techo en la casa de uno de los vecinos, después vino el asado y cuando cesó la lluvia se cruzaron a jugar nuevamente.

“Lo mejor de este grupo es la amistad. El juntarnos a jugar o comer un asado te levanta el ánimo, uno se desenchufa; quien más quien menos, todos tenemos problemas, aunque después de los asados se complica la puntería”, sonó la frase como una creación colectiva, una forma de pensar compartida.

Antes de irnos preguntamos acerca de la clave para jugar bien: todos estuvieron de acuerdo: “Hay que practicar mucho, hasta tirar el tejo cada vez más cerca del chiquito”, explicaron.

Los Tejeros de la Plaza

Se reúnen los lunes, miércoles y sábados desde las 16 en la plaza Juan de Dios Videla, ubicada en Matienzo y Álvarez Condarco, de Godoy Cruz.

Dejá tu opinión

comentarios