michel temer 2

mayo 12, 2016 7:44 pm

Michel Temer asumió formalmente como presidente interino de Brasil tras sustituir a Dilma Rousseff, suspendida por el Senado. En su primer discurso como mandatario aseguró que es necesario “tener confianza en la democracia brasileña”.

En una ceremonia sin pompas, Temer pidió confianza en “la recuperación de la economía nacional, en los potenciales del país y en sus instituciones sociales y políticas”.

El interinato de Michel Temer en la presidencia de Brasil comenzó con un llamado a la “unidad” para “salvar al país” y el anticipo de que habrá que hacer “reformas” para lograr la recuperación económica. “Es urgente pacificar la Nación y unificarnos. Pedimos colaboración para que podamos salir de la crisis y el primer paso es el diálogo”, dijo Temer.

Temer, anunció el gabinete que le acompañara en su gestión, que tendrá dirigentes de nueve partidos del arco del centro y la derecha y en el que, por primera vez en décadas, no habrá ninguna mujer.

Temer sustituye a Dilma Rousseff, la primera mujer elegida para gobernar el país, que fue suspendida hace escasas horas por la decisión del Senado de abrir un juicio político en su contra. El Gobierno que asume interinamente será el primero sin ministras desde 1985, cuando cayó el dictador Joao Figueiredo, que tenía a Esther de Figueiredo Ferraz como ministra de Educación.

Dos de los nombres confirmados por la oficina de prensa de Temer son Henrique Meirelles para el Ministerio de Hacienda y el político socialdemócrata José Serra para Relaciones Exteriores.

Meirelles fue presidente del Banco Central durante la gestión de Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) y es un experto en asuntos financieros con injerencia en los mercados globales, con el que Temer intenta enviar un mensaje al mundo de los negocios.

Serra, quien fue candidato presidencial en 2002 y 2010 y ministro de Salud y de Planificación con Fernando Henrique Cardoso, será el primer político que ocupe la Cancillería en 14 años (los anteriores eran diplomáticos de carrera) y supone un brusco giro en la política exterior del país, que seguramente tomará distancia del arco “bolivariano” regional.

Con sus nombramientos, Temer parece haber dado prioridad a la relación con el Congreso, pues ha incluido a nueve partidos que le garantizarán mayoría en las cámaras. La lista incluye algunos casos curiosos, como los de Henrique Eduardo Alves (Turismo) y Gilberto Kassab (Ciencia, Tecnología y Comunicaciones), que hasta hace semanas eran ministros en el Gobierno de Rousseff.

El Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), de Temer, tendrá el mayor peso y ocupará 6 de los 24 ministerios que tendrá el nuevo Gobierno, que ha fundido algunas carteras para reducir el actual número de 31.

En este “abanico partidario” fueron contemplados también los partidos de la Social Democracia Brasileña (PSDB), Republicano Brasileño (PRB), Progresista (PP), Demócratas (DEM), Laborista Brasileño (PTB), Verde (PV), Social Democrático (PSD) y Popular Socialista (PPS).

Dejá tu opinión

comentarios