gobrernador tierra del fuego copia

mayo 4, 2016 10:49 am

Cuatro gremialistas fueron detenidos en Ushuaia acusados de agredir al al vicegobernador Juan Carlos Arcando y a nueve policías. Las detenciones fueron ordenadas por el juez penal de Ushuaia, Javier De Gamas Soler.

En medio de la fuerte crisis que vive la provincia por una protesta sindical, la Unión de Gremios de Estatales, que agrupa a 25 sindicatos, calificó la medida judicial como “persecutoria” y exigió la liberación de los detenidos.

Los sindicatos mantienen paralizada buena parte de la administración pública luego de 65 días de protesta contra una reforma jubilatoria y otras medidas de recorte del gasto impulsadas por la gobernadora Rosana Bertone.

Anteayer, unos 40 manifestantes protagonizaron un “escrache” contra el vicegobernador Arcando, donde algunos lo golpearon, le rompieron el traje y le tiraron huevazos.

En declaraciones radiales, el fiscal que interviene en la causa, Fernando Ballester Bidau, explicó que “un grupo de manifestantes interfirieron de modo abrupto en el camino del vicegobernador, para retenerlo e impedir su salida. En ese momento forcejearon con el personal policial y con el propio Arcando”, agregó.

De acuerdo al relato del fiscal, después un gremialista golpeó a dos policías, con ayuda de otro; mientras que un tercer manifestante bloqueó la puerta del patrullero, para que no pudiera irse el vicegobernador.

En ese escrache, Arcando tuvo “rasgaduras en su vestimenta y lesiones en su pierna izquierda”, aseguró el fiscal. Y agregó que “la detención es una medida excepcional, porque los imputados pueden influir en testigos para que declaren en forma falsa o puedan destruir pruebas o falsificar elementos de prueba”.

Los gremialistas detenidos son Roberto Camacho, referente de ATE y la CTA Autónoma; José Gómez, secretario general de la Asociación Fueguina de Empleados Públicos; y los municipales Horacio Gallegos (SOEM) y Juan Stefoni (ASEOM).

Las detenciones desencadenaron la convocatoria a un paro y concentración de estatales en la carpa instalada frente a la Casa de Gobierno, en Ushuaia, y en el acampe de la ciudad de Río Grande.

Las agresiones fueron repudiadas por la gobernadora Bertone, quien se quejó de que “el vicegobernador fue increpado, insultado, golpeado y apedreado por una minoría violenta que arrogándose la representación de los verdaderos trabajadores, sólo busca defender sus privilegios”.

“Son esas personas las que boicotean el diálogo. Son esas personas las que intentan sistemáticamente confundir a la población con falsedades y mentiras. Son esas personas las que cometiendo delitos pretenden defender los derechos de los trabajadores. Son esas personas qué no sólo se creen dueños de la verdad, sino también de la provincia”, remarcó la mandataria justicialista.

Advirtió que cree en el diálogo, al tiempo que destacó: “hagan lo que hagan vamos a continuar construyendo una provincia para todos, vamos a escuchar a todos y vamos a cuidar las instituciones democráticas que ellos parecen despreciar con cada acto” como el de agresión al vicegobernador.

También el intendente de Ushuaia, Walter Vuoto, repudió el ataque y consideró que “no hay razón alguna que pueda justificar la cobarde agresión de estos sectores identificados con la Unión de Gremios”.

“No podemos permitir que la forma de resolver cualquier diferencia sea el camino del odio y la fuerza. Repudio absolutamente los hechos violentos contra el vicegobernador Arcando”, subrayó el intendente alineado con la agrupación La Cámpora.

Dejá tu opinión

comentarios