zalazar-caratula

octubre 25, 2016 1:15 pm

Luego de la carnicería que tuvo lugar el domingo por la mañana en el barrio Trapiche, donde Daniel Zalazar (30) cometió uno de los crímenes más aberrantes de los últimos tiempos, continúan las investigaciones en pos de hallar elementos que puedan condenarlo. Es que junto a todas las pruebas que van surgiendo, hay declaraciones escuetas por parte del acusado que se prestan al análisis.

Pero con lo que no cuenta Zalazar es con un elemento que es clave en esta investigación que llenó de angustia a policías, fiscales, médicos y demás profesionales. Y que lo complican cada vez más, a pesar de todas las excusas y coartadas con las que intenta defenderse.

Daniel Zalazar asegura que nunca estuvo en el barrio Trapiche ese domingo, y que lo habían asaltado en calle San Juan, pero nunca denunció este ataque en ninguna comisaría. Y no hay registro de que hubiera pasado algo así en esas horas y lugar, por lo que su excusa es débil.

Zalazar no sabe, o no quiere saber, que esta vez los peritos vienen trabajando a destajo, y con idoneidad: hay algo que lo mandaría directamente al banco de los acusados. Y con la ayuda del laboratorio químico.

La prueba que le cerraría la boca

Los investigadores de Científica están trabajando en la escena del crimen. Explicaron que están centrados en una parte de la casa donde hay rastros de sangre que podrían ser del asesino. Una prueba de ADN en ese sector es clave en esta investigación, porque a partir de ahí los resultados se cotejarían con las prendas ensangrentadas encontradas el lunes por la tarde en las cercanías de la Clínica de Cuyo. Y allí no habría dudas: Zalazar estuvo en esa casa, y sus coartadas caerían como un castillo de naipes.

Sirven de testimonio las palabras del niño de 11 años que está peleando por su vida en el Hospital Notti (no figuran en el expediente porque el niño las pronunció antes de caer desvanecido), y las de su hermanito que finalmente llamó a su abuela a través de un celular. Con el resultado positivo de las pruebas hemáticas, Zalazar no podría sostener su postura defensiva.

Dejá tu opinión

comentarios