trump 2

abril 20, 2016 5:15 pm

En una carrera republicana que cambia de ritmo constantemente, Donald Trump ha encontrado en su Nueva York natal un empuje definitivo para volver a estar en sintonía hacia la nominación directa, con un aplastante triunfo que le permitiría sumar la gran mayoría de los delegados en juego.

Por primera vez, el showman, que nació, creció y reforzó el imperio que recibió de su padre en las calles de la “Gran Manzana”, alcanza y supera con holgura el 50% de los votos emitidos (60,5% al final); lo que le devuelve las esperanzas de lograr la mitad más uno de los delegados, 1.237, durante el proceso de primarias, y con ello sortear el campo de minas que le preparan el establishment republicano y su principal rival, Ted Cruz, si se llega con incertidumbre a la convención de julio.

El senador por Texas, “hundido” en el Estado que más le rechaza, quedó tercero, con solo un 14,5% del voto y sin delegados, por detrás de John Kasich, que sumó el 25,1% de los sufragios, y con la plusvalía de derrotar a Trump en la emblemática isla de Manhattan y vislumbró la confirmación matemática de que ya no puede sumar los delegados necesarios, al menos durante las primarias.

Las primeras estimaciones del reparto de delegados otorgan a Trump 89 de los 95 delegados en juego. El gobernador de Ohio, John Kasich, sumaría un puñado a través de aquellos condados en los que consiguió la victoria. El zarpazo del millonario neoyorquino ha sido brutal, al haber obtenido seis de cada diez votos de las bases republicanas, consiguiendo romper así el cálculo, según el cual la suma de sus oponentes, Cruz y Kasich, podía derrotarle. En porcentaje, Trump logró vencer en su Estado a la suma de los dos. Hasta ahora, el estado de Massachusetts había sido su mayor logro, con el 49% de los sufragios.

El magnate abre aún más la brecha con respecto a Cruz en el recuento de delegados, alcanzando los 844, a unos 393 delegados del gran objetivo. Cruz  tiene hasta el momento: 543. Kasich: 147.

El próximo martes, las primarias republicanas desembarcan en otros estados del este del país, como Pensilvania, Connecticut, Delaware, Maryland y Rhode Island, en los que, Trump también es favorito. Un vistazo general permite pensar que a finales de abril puede rozar los 1.000 delegados, y llegando así a la recta final que desembocará el 7 de junio en California, batalla que probablemente resultará decisiva para afirmar definitivamente si el millonario podrá competir por la presidencia de Estados Unidos.

 

Dejá tu opinión

comentarios