avion4

enero 1, 2015 7:56 am

Con varias tragedias aéreas que conmocionaron al mundo, 2014 fue un año de sobresaltos para el transporte aéreo pero, a pesar de todo, fue uno de los más seguros de la historia de la aeronáutica. Paradójicamente, 2014 va camino de convertirse en uno de los más seguros en la historia de la aviación con sólo ocho accidentes mortales en aviones comerciales, según el recuento efectuado por la web especializada Aviation Safety Network.

Esta cifra es mínima, si se tienen en cuenta los más de 30 millones de vuelos y los miles de millones de pasajeros que los aviones transportan cada año. En 2013, se registraron 15 accidentes mortales. Su número se eleva a 32 anuales de media desde 1946. “Ahora, el nivel de seguridad hace que los incidentes parezcan más misteriosos e impresionantes, ya que se producen únicamente en circunstancias excepcionales”, explica Gerry Soejatman, un consultor en el sector de la aviación establecido en Yakarta. “Este es el motivo del gran impacto de este año. Los accidentes son tan puntuales que amplificamos aquellos que se producen”, añade.

Sin embargo, el número de muertos y desaparecidos aumentó considerablemente en 2014 con 762 víctimas -un máximo desde 2010-, contra solo 224 en 2013. Este balance será de 924 si se confirma que no hubo supervivientes entre los ocupantes del avión de AirAsia. Los desastres, en particular las de los aviones de AirAsia y de Malaysia Airlines, se produjeron en un mundo que nunca estuvo tan conectado gracias a internet, y enfrentaron al público a la cruel realidad de que un avión puede simplemente desaparecer o ser derribado en pleno vuelo.

Los acontecimientos de 2014 implicaron así la primera gran revisión en años de las medidas de precaución requeridas en materia de transporte aéreo y dieron nuevos motivos a aquellos ya de por sí reacios a volar. En un hecho sin precedentes, un Boeing 777-200 de Malaysia Airlines (el vuelo MH370) desapareció sin dejar rastro el 8 de marzo con 239 personas a bordo poco después de su despegue en Kuala Lumpur.

Y para cerrar este año negro, el vuelo QZ8501 de AirAsia desapareció el domingo entre Indonesia y Singapur con 162 personas a bordo. Este martes se hallaron tres cadáveres y restos del avión en el mar de Java, donde el ejército indonesio detectó una “sombra” en el fondo del mar que podría ser la del aparato.

Dejá tu opinión

comentarios