IMG_0961

abril 22, 2015 10:31 am

Ante las protestas de los ciudadanos que hacían largas colas para emitir su voto el último domingo, lo más fácil es criticar al presidente de mesa designado que se hace redactar un certificado médico para no asistir y así evitar cumplir con su obligación cívica.
Muchos votantes se quejaban con frases como “estoy perdiendo el tiempo” o “no tendría que haber venido”, no refiriéndose precisamente a la actitud de las fallidas autoridades de mesa, sino mostrando desinterés democrático. Algunos de los que los oíamos nos preguntamos cómo es que no entienden lo significativo que es un día de sufragio, lo importante que es la democracia, lo trascendente que es tener la posibilidad de elegir a las personas que regirán nuestros destinos.
Pero seamos sinceros: sin querer o queriendo, los políticos y jueces ineficaces, la corrupción y los legisladores vagos han hecho que se descrea de la democracia, y por ende de los rituales lógicos para que ella funcione, tal como lo es un día de elecciones. Este comentario, oído en una de las filas en un colegio, fue repetido muchas veces a lo largo y ancho de nuestra provincia.
Los que votaron en 1983, por primera vez después de un oscuro período, no imaginaron que estas quejas serían moneda corriente en el futuro. Es que en aquellos años era toda una responsabilidad y orgullo emitir un voto en democracia.
Sin duda se tendrá que trabajar mucho para tratar de revertir este sentimiento de fastidio para que en el futuro nuestros hijos acudan a las urnas con ganas, sabiendo que con su voto se pude agradecer o castigar una mala función de gobierno.
Vivimos en una sociedad harta de todo, pero hay que hacer lo posible para que el ciudadano común le dé el verdadero significado al acto eleccionario. El votante debe sentirse en un rol protagónico, sabiendo que su participación es fundamental, y no desanimarlos como hacen algunos políticos que a las dieciocho y un minuto dan el resultado de la elección, por lo que algunos que todavía se encontraban adentro de los colegios esperando emitir su voto no sabían si quedarse o irse.
Esas irresponsabilidades también ayudan a espantar a los votantes. Habrá que cambiar muchas cosas para volver a cautivar a jóvenes y adultos para que quieran ser presidentes de mesa, y habrá que pensar también de una vez por todas la implementación del voto electrónico.
Esperemos que no se pierda el romanticismo y volver a las épocas en el que el día de elección era todo un acontecimiento.

Sólo tres boletas en junio
La bocanada de aire puro que trajo Nicolás del Caño, se repitió en este año, y si bien es cierto que los porcentajes no son los mismos, la joven profesora de Historia Noelia Barbeito se dará el lujo de tener su boleta en el cuarto oscuro en junio, compartiendo espacio solamente con los dos partidos mayoritarios, algo impensado años atrás.
El FIT dejó fuera de las elecciones a gobernador al Partido Demócrata después de cien años de historia gansa. Parece que lo conseguido por la izquierda años atrás no fue un golpe de suerte, sino que con un trabajo silencioso y sin grandes sumas de dinero se afianza definitivamente como la tercera fuerza en Mendoza, algo que no es poca cosa.
Y todavía tiene la posibilidad de aumentar su caudal electoral si seduce al voto descontento del peronismo, especialmente el de La Cámpora. Como se dice en estos tiempos, “el FIT todavía no ha llegado a su techo”.

¿Para qué tantas listas?
Si bien es cierto que todo partido que desee puede presentarse y competir en elecciones, habría que fijar un número mayor de adherentes para que no suceda lo que pasó en la provincia y en varios departamentos el domingo pasado cuando hubo un sinnúmero de boletas y después del sufragio se vio cómo muchos candidatos no llegaron al 2% y otros ni siquiera fueron votados por su familia.
Un ejemplo es el alquilado Partido Federal, con mucha publicidad callejera cargada de una gran agresividad hacia sus adversarios. Habría que ver de dónde provienen los aportes económicos que respaldan a algunas listas y sus verdaderos fines, algo que después termina complicando las cosas en el cuarto oscuro, sumando boletas sólo por sumar.

Paco, el incontinente
En una emisora radial, el Gobernador decía estar eufórico con la elección realizada, discutiendo con los periodistas cual si fuera una mesa de café. La verdad es que fue raro escucharlo tan ‘sacado’: es el Gobernador de todos los mendocinos, y viendo cómo toda la provincia lo defendió cuando fue desairado en forma maleducada por la Presidenta en una teleconferencia de prensa realizada desde Lavalle, tendría que ser más cauto y enaltecer el cargo que detenta.
Cualquier persona que escuchó esa trasmisión pudo detectar rápidamente el enojo y tal vez la bronca contenida, pero eso no le da derecho a no aceptar y reconocer una digna derrota y felicitar al adversario ganador. Cuando se van perdiendo esos detalles también se contribuye para que el ciudadano no respete un día tan importante como el de la elección de candidatos y empiece a sufrir dolores gastrointestinales.

Primero Capital, después las demás
Todavía no han sido retiradas las pancartas de cuanta pilastra hay en la calle, y ya empezó la campaña a intendente de Capital, con Rody Suárez a la cabeza, y por qué no, también la de junio.
El lunes posterior a la elección ya se podía ver a Alfredo Cornejo sacándose fotos con los candidatos ganadores del gran Mendoza, mientras otros estaban en pleno recuento para enseguida empezar a trabajar buscando mejorar las performances.
Mucho tendrán que transpirar los justicialistas de General Alvear, Tupungato y Luján si desean conservar esas intendencias. En un punto de alto peligro se encuentran también las comunas oficialistas de Las Heras, Guaymallén y Santa Rosa, en las que hay una gran paridad con el frente Cambia Mendoza.
Por su parte, las comunas oficialistas que en apariencia no tendrían ningún problema son las de Malargüe, San Rafael, San Martín y Maipú, mientras que los municipios de La Paz, Junín, Rivadavia y Capital parecen no correr ningún riesgo y seguramente continuarán en manos de los radicales.

Dejá tu opinión

comentarios