EXOPLANETA

agosto 24, 2016 11:44 am

La observación espacial no para de reportar nuevos descubrimientos de forma casi diaria. El último de ellos es un nuevo planeta potencialmente habitable, descubrimiento en el que ha intervenido y mucho el español Guillem Anglada-Escudé. Se encuentra en Proxima Centauri, la estrella más cercana a la Tierra y el Sistema Solar.

Ha sido bautizado como Proxima b, y se trata de un planeta rocoso que orbita en torno a la estrella principal del sistema. Por tamaño, es muy parecido a la Tierra. La principal diferencia es que gira mucho más cerca de la estrella, en una órbita aún más reducida que la de Venus.

De encontrarse en el Sistema Solar, la vida sería imposible a tan poca distancia de una estrella. Sin embargo Proxima Centauri es una Enana Roja, mucho menos brillante y caliente que el sol. Es el motivo por el que, pese a tener una órbita de sólo 11,2 días, Proxima b podría tratarse de un planeta habitable con posibilidad de tener agua líquida en él.

Para descubrirlo, Guillem Anglada-Escudé y su equipo de la Universidad Queen Mary de Londres observaron Proxima Centauri desde un observatorio en Chile. La existencia de este exoplaneta se confirmó al medir y valorar las fluctuaciones gravitatorias provocadas en la estrella, no por observación directa.

Lo realmente novedoso de este descubrimiento es que Proxima b es un planeta realmente cercano. Su sistema se encuentra a 4,22 años luz del Sistema Solar, a diferencia de otros planetas parecidos a la Tierra localizados hasta ahora. Para este hallazgo ha hecho falta la implicación total el Observatorio de Europa Austral.

Sin embargo, aunque esté relativamente cerca, Proxima b seguirá siendo un planeta realmente lejano. Mientras que la NASA lucha por enviar una misión tripulada a Marte, es impensable emprender la exploración de un exoplaneta que se encuentra a años luz de distancia. De momento tendremos que conformarnos con poder observarlo algún día de forma directa a través de un telescopio.

El próximo paso es tratar de observar el paso del planeta entre Proxima Centauri y la Tierra. Así, midiendo la distorsión introducida por Proxima b en el brillo de la estrella, se podrá saber el tamaño del planeta y qué tipo de gases contiene su atmósfera, si es que la tiene.

Dejá tu opinión

comentarios