MONO-ADOPTA-PERRO-7

abril 6, 2016 10:37 am

La historia del mono Rhesus y el lindo cachorro es una de aquellas en las que el amor y la compasión entre animales no tiene límites.

Una lección más de la naturaleza y el instinto animal que deberíamos tomar los humanos.

Todo sucedió en las calles de Erode en Tamil, India, era una mañana tranquila de enero como cualquier otra; sin embargo, a lo lejos se escuchaba ajetreo que entre gruñidos y ladridos les llamó la atención a las personas y corrieron a ver que sucedía.

RHESUS PELEANDO PARA DEFENDER AL CACHORRITO

Se trataba del conocido mono Rhesus, quien sostenía una gran batalla contra unos perros callejeros muertos de hambre que luchaban por arrebatarle a un cachorrito para devorarlo, pero este macaco sacó su instinto materno y salvaje y terminó ahuyentando a los canes.

RHESUS SACANDOLE LAS GARRAPATAS AL PERRITO

De inmediato llamó la atención de las personas, quienes tomaron fotografías del momento y lo compartieron en sus redes sociales.

En sus mensajes hablaban sobre la compasión y el amor entre animales que, sin importar lo que suceda, protegen al más desvalido.

RHESUS LLEVANDOSE AL CACHORRO A UN LUGAR SEGURO

Mientras tanto, Rhesus se encargó del pequeño perro y lo alimentó con un poco de leche que le dejó su dueño y un racimo de fruta que dividió en partes iguales.

Lo había adoptado y nunca más lo dejaría ir.

RHESUS LE DA FRUTA AL CACHORRO

Ahora él y el cachorro se han convertido en un símbolo del amor en su localidad, los vecinos del lugar han quedado admirados y felices con esta historia.

Ahora son muchos quienes se acercan a ellos para llevarles comida y tomarse fotografías junto a este hermoso par.

RHESUS DANDOLE LECHE AL CACHORRO

Ambos pasean por los árboles de la ciudad, este monito lleva en sus brazos al que ahora es su hijo por elección.

PASEANDO POR LOS ARBOLES DE LA INDIA

La historia de Rhesus es la más clara enseñanza para los humanos: para dar amor, protección y ejercer la compasión no hace falta ser de la misma raza, ni sector social; solo basta con tener las ganas de querer hacerlo, sin la necesidad de obtener algo a cambio.

Dejá tu opinión

comentarios