alvaro-uribe

octubre 4, 2016 7:57 pm

Al menos, por ahora. El Gobierno de Colombia y los partidos políticos, incluido el Centro Democrático de Alvaro Uribe, lograron en 24 horas lo que fue imposible durante los últimos cuatro años de negociación de paz con las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia): formar una mesa de diálogo y hacerlo para tratar de enderezar los renglones torcidos de los acuerdos de La Habana. Uribe fue más lejos aún. En el Senado propuso una amnistía para los soldados sin jerarquía de las FARC.

El ex presidente, quizás tan desconcertado como buena parte de Colombia con el triunfo del “no” a los acuerdos de paz en el plebiscito del pasado domingo, propuso en el Senado avanzar en una amnistía para los guerrilleros que no hayan cometido delitos “atroces”, de la que estaría excluida la cúpula de la organización armada. Asimismo, pidió fortalecer el sistema de “protección efectiva” de los guerrilleros (hoy bajo el paraguas de la ONU) mientras se mantenga el alto el fuego y aprobar un proyecto de ley que suponga un “alivio judicial y sin impunidad a los integrantes de las Fuerzas Armadas” condenados por delitos cometidos en el marco del conflicto armado.

Uribe apunta a aquellos militares responsables de crímenes y de los llamados “falsos positivos”: asesinatos de campesinos presentados como guerrilleros para cobrar recompensas y tener beneficios. Se estima que hay en prisión más de novecientos.

 

Dejá tu opinión

comentarios