Boudou en tucu

julio 13, 2014 8:51 am

Ante la ausencia anticipada de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el vicepresidente tuvo que presidir la ceremonia por el 9 de julio en Tucumán. Hasta allí, Amado Boudou llegó acompañado con parte del Gabinete nacional y delegaciones de todas las agrupaciones kirchneristas que sirvieron de “necesario telón de fondo” que bloqueara toda protesta hacia el funcionario procesado por uno de los casos fuertes de corrupción en la Argentina.

Quizá, por eso también la orden hacia su custodia fe precisa y sin medias tintas “no dejar llegar hasta el vicepresidente ningún periodista”. Pero, la historia dirá que la habilidad, la pasión y el profesionalismo fueron suficientes como para que Carolina Ponce De León se las ingeniara para llegar a estar delante del compañero de fórmula de la presidenta que está procesado por “cohecho, abuso de autoridad y de haber cometido delito de negociaciones incompatibles con la función pública”.

La periodista tucumana finalmente logró su cometido, aunque inmediatamente vivió sobre su propia humanidad uno de los momentos más duros que le haya tocado vivir en su trayectoria al recibir inmerecidos y demenciales golpes en todo su cuerpo por parte de quienes custodiaban al vicepresidente. Los que, después se descubriría, no eran federales, sino hombres del Ejército Argentino, cuestión que hace más grave este acontecimiento.

La trabajadora de prensa tuvo que ser hospitalizada y desde allí mantuvo diálogo exclusivo con periodistas de  La Cocina Política de radio Estudio Cooperativa 91.7. Desde ese sitio Carolina inició su relato expresando que todo se inició cuando “ el vicepresidente Amado Boudou terminó de presidir la ceremonia central y se dedicaba a saludar a la gente que se le había permitido llegar hasta allí, porque eran punteros pagados para tal fin”, remarca la periodista tucumana. “Mas adelante –continúa el relato Ponce De León- un camarógrafo del canal nacional 26 comienza a filmar e inmediatamente la custodia lo golpea. Yo, al ver esto, comienzo a relatar en vivo lo que estaba sucediendo a Radio Universidad de Tucumán y comienzo a recibir empujones y el acoso de los mismos punteros que me exigían que no cuente lo que sucedía. Me alejo del lugar unos metros y la misma gente amontonada lo coloca al vicepresidente frente a mí”, puntualiza la trabajadora de prensa.

En ese momento, dice Carolina, aprovecha para decirle (al vicepresidente) que es el día de la patria y le solicitaba una reflexión, a lo que respondió solícitamente Amado Boudou, reportaje que a esa altura ya estaba siendo compartido por otros colegas que llegaron rápidamente. Fue en esos momentos –dice Ponce De León- que ella “y el resto de los periodistas comienzan a recibir golpes de puño en la espalda y en los riñones, tras lo cual interrumpe los dichos del vicepresidente para preguntarle en forma directa: “¿Es necesario que nos golpeen así, señor vicepresidente… es necesario?”. Ante el silencio de Amado Boudou, Carolina insiste en preguntarle y le agrega un lacónico interrogante: “¿Usted no puede hacer nada señor vicepresidente?” y como respuesta recibe más golpes que prácticamente la dejan inconsciente… (se hace un silencio).

Ante la pregunta de los periodistas de Radio Estudio Cooperativa de que cómo se siente hoy, Carolina Ponce De León fue tajante al expresar que se siente: “¡mal!”. “Porque me cuesta recordar muchas cosas que sucedieron inmediatamente a la golpiza. Inclusive –agrega más adelante- cuando me llevan urgente al hospital hice convulsiones y al llegar al centro de salud me encuentran costillas fisuradas”. “La verdad que todo esto me hizo mal desde el todo punto de vista, psíquico, físico, espiritual, emocional y profesional. Es hacer cien pasos para atrás”, confiesa con pesar la periodista tucumana.

Más adelante y como colorario de las declaraciones desde Tucumán, Carolina Ponce De León confesó estar “indignada” al enterarse que los hombres que custodiaban al vicepresidente y “que ya fueron identificados no eran federales como indica la ley, sino hombres de la Escuela Militar (SIC). Que desapareció todo lo filmado por las cámaras de seguridad del lugar”.

Antes de despedirse de los micrófonos de Radio Estudio Cooperativa dijo que ha iniciado una demanda judicial para llegar hasta las últimas consecuencias. Porque a ella le pagan “para ejercer el periodismo” y no para que le peguen “por preguntar”, concluyó la entrevista Carlina Ponce de León, periodista de Radio Universidad de Tucumán. / Daniel Gallardo, periodista y productor de Radio Estudio Cooperativa.

 

Dejá tu opinión

comentarios