celiaquia0

septiembre 16, 2014 7:19 am

La Obra Social de los Empleados Públicos (OSEP) está realizando en Lavalle una campaña contra la celiaquía, la que se extenderá hasta fin de año. Está destinada  tanto a afiliados como al público en general con el objetivo de brindar información sobre esta enfermedad que afecta, en nuestro país,  a uno de cada cien adultos y a uno de cada 80 niños. Sin embargo, se estima que por cada celíaco diagnosticado, hay ocho que desconocen su condición.

Dentro del cronograma de actividades en la sede departamental de la obra social, se realizará este sábado, de 9 a 11, un taller de cocina; el 1 de octubre, de 15.30 a 17.30, un taller sobre manejo y tipos de alimentos y lugares de compras; el 20 de ese mes habrá un stand en los festejos del aniversario del departamento, con información y una muestra de productos elaborados sin gluten; el 5 de noviembre, de 9 a 11.30, un taller de cocina sobre elaboración y manejo de masa de panificados, cerrando el ciclo el 20 de diciembre, de 9 a 11.30, con un taller de cocina navideña y elaboración de pan dulce casero.

Para conocer la enfermedad es necesario saber que la celiaquía es una intolerancia de origen genético al gluten que genera una lesión grave en la mucosa del intestino delgado, con atrofia de las vellosidades intestinales, e impide la absorción de los nutrientes  alimenticios, por lo que no importa cuánto coma una persona, igual resulta desnutrida. Se desconoce la causa exacta que la provoca, se estima que en ella intervienen factores genéticos, ambientales e inmunológicos. Es decir, una persona con antecedentes familiares tiene mayor riesgo de desarrollar la enfermedad y asimismo, las mujeres resultan afectadas con mayor frecuencia que los hombres. Por otro lado, puede manifestarse en cualquier momento de la vida desde la lactancia hasta la adultez avanzada.

Para entenderla un poco mejor, es preciso saber que las proteínas se clasifican en dos grupos: las prolaminas y las gluteninas. Las primeras reciben, a su vez, distintos nombres según el cereal de origen: se llama gliadina la del trigo, avenina la de la avena, hordeína la de la cebada y secalina la que corresponde al centeno. El gluten de estos cereales es la forma más conocida de presentación de las prolaminas tóxicas para las personas celíacas, de ellas la más peligrosa es la gliadina y es la más utilizada en la industria alimenticia. Por su parte, la avenina pareciera no producir daño pero en su proceso de industrialización es posible que se contamine con granos de trigo, cebada o centeno.

Una persona con celiaquía puede ser difícil de diagnosticar porque los síntomas difieren de una persona a otra; sin embargo, es fundamental reconocerlos: dolor abdominal, distensión, gases o indigestión, náuseas, vómitos y estreñimiento o diarrea (constante o intermitente), disminución del apetito (también puede aumentar o permanecer inalterable), intolerancia a la lactosa (común cuando a la persona se le hace el diagnóstico pero suele desaparecer con tratamiento), heces fétidas, grasosas o que se pegan al inodoro al vaciarlo y pérdida de peso inexplicable (aunque las personas pueden tener sobrepeso o peso normal). También son síntomas: propensión a la formación de hematomas, depresión o ansiedad, fatiga, retraso en el crecimiento de los niños, pérdida del cabello, picazón en la piel (dermatitis herpetiforme), ausencia de períodos menstruales, úlceras bucales, calambres musculares y dolor articular, sangrado nasal, convulsiones, entumecimiento u hormigueo en manos o pies, corta estatura sin explicación, defectos en el esmalte dental y cambio de color en los dientes, retraso en la pubertad y comportamiento irritable o melindroso.

Respecto al diagnóstico,  primero se realiza a través del dosaje de anticuerpos específicos en sangre y luego, el definitivo, mediante  la biopsia intestinal. La detección temprana y el tratamiento oportuno revisten fundamental importancia para evitar complicaciones, ya que quienes tienen esta enfermedad son más propensos a tener trastornos autoinmunitarios como artritis reumatoidea, lupus eritematoso sistémico y síndrome de Sjögren (causa resequedad); enfermedad de Addison (las glándulas suprarrenales no producen suficientes hormonas), síndrome de Down, cáncer intestinal, linfoma intestinal, intolerancia a la lactosa, enfermedad tiroidea y diabetes tipo I, entre otros.

La celiaquía no se puede curar pero los síntomas desaparecen y las vellosidades en el revestimiento de los intestinos sanan al hacer dieta libre de gluten de por vida. Esto implica un rotundo cambio de hábitos en la alimentación y en la forma de abordar los alimentos, leer con atención las etiquetas es un ejemplo de ello. Además de evitar el consumo de gluten y los productos de higiene personal y corporal que lo contienen, el médico puede recetar suplementos vitamínicos y minerales para corregir las deficiencias nutricionales; también es recomendable tener un nutricionista profesional especializado en celiaquía y asistir a grupos de apoyo. Es bueno destacar que con el tiempo la mayoría de las personas se adaptan y mejoran, esto suele llevarles de tres a seis meses a los niños y de dos a tres años a los adultos.

Esta enfermedad no tiene medidas de prevención, no obstante, estar consciente de los factores de riesgo – como tener familiares que la padezcan – aumenta las probabilidades tanto de un diagnóstico como de un tratamiento precoz, al igual que las de disfrutar de una vida saludable. Como el pilar básico del tratamiento de la persona celíaca es la alimentación sin gluten de por vida basada en la eliminación de todos aquellos alimentos y derivados que posean las proteínas nocivas para su organismo, el desafío es erradicar el trigo aun cuando está arraigado en las preferencias alimentarias y cuando la industria emplea sus derivados en la elaboración de muchos productos. Por esto, la educación alimentaria nutricional debe orientarse no sólo a la persona enferma, sino también a toda la familia y debe contemplar recomendaciones en cuanto a la selección, elaboración, conservación y manipulación de los alimentos y los utensilios.

En un esfuerzo por simplificar el acceso a los alimentos saludables para celíacos, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología médica pone a disposición un listado que se renueva en forma periódica a través del link  http://www.anmat.gov.ar/listados/Listado de_Alimentos_Libres_de_Gluten_29_08_2014.pdf

Por su parte, la provincia trabaja en la creación de un Registro Único de Celíacos y realizó el Primer Concurso de Concientización de la Enfermedad Celíaca en escuelas primarias, cuya adhesión y participación superó las expectativas de quienes están a cargo de elegir finalistas y ganadores, los que se darán a conocer en los próximos días. El objetivo es concientizar, informar y educar a niños, padres y docentes, por medio de la búsqueda de material referente a esta enfermedad; información que luego debía volcarse a soportes gráficos, tales como folletos, afiches, póster, revistas y diarios, entre otros medios.

 

 

 

 

Dejá tu opinión

comentarios