COMISARIA 9 copia

diciembre 11, 2015 10:23 am

Nada más que daño. Así se puede resumir una de las costumbres más irracionales que un grupo de delincuentes volvió a utilizar en el departamento de Guaymallén. Ya habían hecho de las suyas hace unos meses, y ahora reiteraron su acometida. Fue todo tan temprano que ningún vecino pudo ver con exactitud de quiénes se trataba.

El primero de los hechos ocurrió a las 5:11 del viernes, cuando Miguel Castillo, domiciliado en Silvano Rodríguez al 4300 de Guaymallén intentaba apagar el fuego que se había producido en su Renault 9 blanco, estacionado en la calle. Alguien le había dicho a Castillo que el auto había empezado a arder, por lo que la víctima salió rápidamente para tratar de mitigar el fuego.

Una vez mitigado el incendio, pudo saberse que el coche presentaba daños parciales en la parte delantera y en los guardabarros. Personal de la Unidad de Patrullajes había estado haciendo una recorrida, cuando también fueron alertados de la situación.

Nueve minutos después

Prácticamente en forma simultánea, en Murialdo al 800, el mismo equipo de patrullaje se apersonó para dar cuenta de otro incendio, también a un auto. Esta vez, la víctima es Juan Carlos Pontillo, de 53 años, quien es propietario de un Renault 18 celeste, al que le arrojaron combustible en el interior, con el consecuente fuego en tapizados, torpedo, volante y demás.

Toda, absolutamente toda la parte interna sufrió el poder del fuego, sin que los autores pudieran ser identificados ni detenidos. Precisamente, como en el caso anterior, nada se sabe de los agresores.

En ambos casos son la Fiscalía y la Comisaría 9° las encargadas de las rutinas de rigor, en dos casos titulados en forma idéntica: “Incendio de automotor”.

Dejá tu opinión

comentarios