Elecciones

febrero 21, 2015 7:30 am

Resulta que los argentinos en general y los mendocinos en particular, tienen ante sí un complejo y porque no marañoso campo electoral. Sobre todo los de aquí que, como nunca había ocurrido en su vida cívica, tienen que concurrir a las urnas tantas veces como lo dicte el sistema municipal, provincial y nacional. Y todo, de acuerdo a intereses, estrategias y/o especulaciones de los partidos políticos y sus dirigentes.

Pero, volviendo a la titulada pregunta uno cae en la cuenta que las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias perdieron toda su esencia ante las intencionales operaciones de una dirigencia que acomoda las calchas a sus sectarios intereses. Una cuestión que precisamente las PASO pretendía evitar, ante la intervención directa del voto ciudadano en las determinaciones de representatividad de cada partido. Era terminar con los conciliábulos de uno pocos que finalmente se exhibían como los únicos candidatos, postergando intencionalmente aquellas mujeres o aquellos hombres con capacidades intelectuales y de honesto proceder en la cosa pública. Entonces, el soberano podía elegir quienes tenían posibilidades  para acceder a lugares ejecutivos o parlamentarios. En definitiva, la esperada depuración de los partidos políticos tan pregonada por muchos.

Es cierto que hay partidos políticos que han iniciado un valorable e importante proceso de renovación de sus cuadros dando cabida fundamentalmente a los jóvenes. Impulsados por el descrédito que la gente ha mostrado sin tapujos de la dirigencia política. Mientras que otros, sucumben en las cuestionadas roscas sin notar que la ciudadanía le hará pase de factura en las urnas.

Las PASO también han significado madurez de la democracia argentina, que como expresaba el extinto presidente Raúl Ricardo Alfonsín: “los males de la democracia, se curan con más democracia”. Porque las PASO no solo implican acomodar espacios electorales que antes quedaban encerrados entre “cuatro paredes”, sino seleccionar esos dirigentes con capacidades de gestión. Dos aspectos distintivos para una nación y una provincia que hoy más que nunca necesitan aires de renovación para curar heridas que le han pegado duro a las instituciones y al vivir de la gente.

Por eso, me pareces que nuestra tierra no debería perder esta “fenomenal oportunidad” que tiene con las PASO. Mecanismo que en este movido año electoral tiene su debut ante los ojos del país y de la provincia, donde los departamentos de Capital y San Carlos las pondrán en práctica. Y, uno espera que tengan ese sentido de depuración sobre los partidos políticos en donde los ciudadanos no afiliados a los mismos tengan esa posibilidad de participar de esa “interna abierta y simultánea”

Bueno sería entonces, que tanto la dirigencia política, como el ciudadano no pierdan esta excepcional oportunidad institucional. Que los primeros entiendan que no es otra herramienta para encausar sus sectarios pasos y es sí, otro elemento que sabiamente utilizado redundará en el fortalecimiento del camino democrático elegido.

Las bochornosas cuestiones que han golpeado sin piedad la osamenta de la ciudadanía dictan que hay que volver a la política y quienes la ejercen por caminos de honradez. Así quedan en la vergonzante galería de la historia olvidada todos los panqueques, mentirosos, los que solo fueron a ocupar una banca legislativa para levantar la mano o cruzarse de bando de acuerdo a sus intereses convenientemente aceitados. En definitiva para comenzar a terminar con ese gran negocio que se montó en los pasillos de los poderes constitucionales, esencialmente los que usaron la política con descarada discreción.

Daniel Gallardo – Periodista y Productor de Radio Estudio Cooperativa 91.7 y Diario El Ciudadano

Dejá tu opinión

comentarios